Estás aquí
Home > Editoriales > ¿Opend Mind? Crónicas de una noche de sudor y sexo salvaje.

¿Opend Mind? Crónicas de una noche de sudor y sexo salvaje. No calificado aún

Antes de decirnos buenas noches las palabras del portero fueron: ¿Ustedes conocen el ambiente de este sitio?… Si; Supongo que era demasiado obvio que no pertenecíamos a la raza que estaba allí, fue como si tuviésemos una calcomanía en la frente que dijera: No soy Gay a pesar de actuar normal, tal vez fue eso.

Subimos las escaleras y ya se respiraba el ambiente de locura y deseo que reinaba en el lugar, había un sitio para guardar las carteras muy bueno, seguro etc. Pagamos la entrada 45 bSf y nos dicen: barra libre es hasta las 05:00 am… Enseguida pensé: “Esto va a ser interesante“, le pregunto al portero que específicamente cubría esa barra libre a lo que responde que todo lo que quisiera [whisky, vodka, ginebra, cerveza, ron]… Pensé nuevamente: “Esto va a ser interesante“.

Subimos los cuatro pasando las cortinas rojas de terciopelo o algún textil parecido, parecía otro país, al entrar vemos el primer ambiente, un lugar lleno de espejos por todos lados, tarimas de alfombras color beige y unos efectos visuales impresionantes.

Lo cierto es que al entrar al sitio más allá de ver y sentir la vibra de lo que significa un sitio “Open Mind“, de entrada solamente sentíamos la actitud y miradas de rechazo o impresión, ¿que hacen ellos aquí? Por lo que enseguida pensé que si es tan mente abierta este sitio porque nos miran así. Uno de los muchachos se sintió mal de pronto y junto con la tremenda borrachera que ya tenía, aunada a la hamburguesa que ya nos habíamos comido, se fue “par &%$#¡?!” con la otra chama… Nos quedamos mi amigo y yo pensando “Dios meo”. Le dije que nos quedáramos para escribir una crónica y bueno… nos quedamos solos él y yo, yo y él, nos miramos y dijimos mutuamente: “No me sueltes ni de vaina mi negr@“. Oficialmente estábamos solos en la jungla.

De la nada llega una pana que debía haber llegado al sitio donde habíamos estado antes tomando cerveza, le dijimos que ya no quedaba nadie, que solo estábamos nosotros dos y no conocíamos el lugar ni nada, lo cierto es que nos pusimos a hablar los tres, ella va a el baño un momento y nos dice que hay dos ambientes más aparte del electrónico donde estábamos: uno latino y un lounge con puff y todo sus accesorios, le dijimos: vayamos al chill out.

Al traspasar la cortina lo que ven mis ojos me deja impresionada, trato de disimular; de hecho lo que me impresiona no es ver tantos hombres con hombres metiéndose mano, bailando violentamente, besándose, casi tirando allí, lo que me impresiona es ver tanta carne sudorosa revuelta, estilo el video de Brtiney Spears “I’m Slave 4U“, aquello era una cosa donde no importaba si se conocen o no, lo que importaba era descargar, exacto, era como una descarga loca y salvaje de sexo violento y desmedido. Cruzamos los tres por entre esos cuerpos medio desnudos hasta lo que sería el chill out.

Tercera cortina de la noche, al entrar vemos a otra pana y nos sentamos todos juntos: Holaaaaa!! chama esto es una locura!! Nos sentamos junto a otra pareja de chicas y del otro lado muchos tipos bailando y besándose al son de Britney Spears y viendo los videos de la diva en el plasma que allí había, se sabían todas las canciones y coreografías, Britney es una especie de Diosa en el underground gay.

Estuvimos allí toda la noche, desistí de la idea de salir y me dediqué a explorar para escribir esta crónica. No aguantaba mucho allá afuera, solo salía alguno de nosotros a buscar el Vodka. Lo cierto es que hubo dos momentos claves que me dieron la crónica: Las idas al baño.

La primera vez vamos los tres al baño: una pana mi amigo y yo; nos separamos y cada quien para su baño.

Hay un baño para hombres y uno para mujeres pero entran mezclados, no importa mucho si eres hombre o mujer ellos entran a cualquier baño y al contrario que en otros locales nocturnos aquí la cola del baño de hombres es kilométrica y la de mujeres muy corta así que ellos se vienen a nuestro baño.

Al entrar por fin al baño, lo primero que veo es a dos tipos salir de un cubículo y otro acomodándose el cabello en el espejo, sale una mujer, otra, ok… entro yo y cierro el cubículo, orino y me siento taaaaaan bien; al salir del baño mi amigo casi se me lanza encima y me dice “me quieren violar jejeje“, lo dice como cuatro veces seguidas, caminamos rapido hacia los puff. En este punto ya la gente con mucho licor en la sangre estaba más desatada, más carne, más sudor, más locura, más cuerpos semidesnudos.
Tipo tres de la mañana ya, las ganas de orinar no son normales, le digo a una de las panas que me acompañe al baño, se viene ella y otra más; el pana se queda solo con las dos lesbianas que conocimos en los puff y me dice: “no hay rollo dale“.

Nos vamos las tres, pasamos por una especie de atajo; un pasadizo oscuro donde se podían ver las siluetas de tipos teniendo sexo y se escuchaban los gemidos, pise algo resbaloso y me embarré el pie de algo que nunca supe que fue. Salimos… yo diciendo “no me sueltes marica“; llegamos al baño y esta vez nos metemos al de hombres, la ciencia era que en el de hombres ellos usan es el urinario y nosotras entramos fue a los cubículos, nos evitamos la rolo e cola; como eramos tres entro una, luego yo y después otra; los tipos se enamoraron de un cintillo de escarcha que tenia puesto y decían “que bellllloooooo tu cintillo manaaaa” y cosas por el estilo, vimos a styfree en vivo y directo, yo pensaba “que esta pana se apurara yaaaa“; al salir había tipos de un lado y otro de la pared y nosotras pasamos por la mitad. En verdad nunca vi tanta carne sudorosa junta, pasamos y escuchábamos los susurros entremezclados con el aire pesado y los ecos de la música… Al salir de los baños corremos de nuevo al chill out.

Una de las panas se pone medio intensa casi a las cinco de la mañana, demasiado amistosa y cuaima, así que mi amigo y yo ya estamos “maltripeando“, menos mal y ya es tarde [o temprano]. Nos movemos al ambiente latino donde en ese momento sonaba música electrónica y bailamos los cuatro; en ese momento ellas dos se van no se a donde y nosotros desaparecemos del lugar.

Son las 05:00 am, salimos por entre los cuerpos sudorosos de la gente, nos miran, los miramos. Al salir solamente pienso en las palabras de una de las chamas cuando le dije que sentí la actitud de rechazo cuando entramos. Ella solamente me dijo que eso se debía a que hay muchos sitios para Straight [así nos llaman a los hetero] entonces al llegar uno allí ellos no lo comprendían.

Lo que pienso respecto a eso es que se supone que yo soy tan mente abierta para aceptarlos en mi entorno e ir al de ellos ¿porque la actitud de rechazo?, entonces no son tan mente abierta como dicen, tal vez sea producto también de la descomposición social o del tercermundismo en el que aun vivimos con respecto a nuestra posición frente a las personas gays, por lo que ellos responden con actitudes agresivas o indiferentes hacia nosotros. No podemos quejarnos, hemos creado este ambiente de discordia, para ellos tal vez ir a un sitio de estos se trate de una descarga de su día a día, una forma de liberarse de las constantes agresiones que sufren por parte de nosotros. Es simple, es una ecuación matemática, me sentí mal cuando estuve allí pero imagine lo mal que siempre nos encargamos de hacerlos sentir consciente o inconscientemente. Entonces para ellos es algo como que “me jodes todos los malditos días y vengo a descargar a un sitio que para mi es seguro y también vas a aparecer aquí“.

Johana Ruiz
CL-Radio.com

Califica esto

Comments

comments

Top